13 de diciembre de 2012

Grullas, incansables viajeras en Extremadura


El invierno está apunto de llegar. Se nota por el frío, por las primeras luces de navidad y porque las Grullas (Grus grus) hacen su aparición, especialmente en Extremadura. Cada otoño, miles de grullas comienzan su migración desde países como Rusia, Suecia, Finlandia, Polonia, Alemania y Noruega llegando a estas tierras para pasar la estación fría.

Se estima que aproximadamente el 70 % de la población de Europa Occidental se concentra durante estos días en Extremadura, es decir, entre 45.000 – 70.000.

Un verdadero espectáculo natural que no he querido perderme y compartir con vosotros.

En los últimos años, cada temporada elegíamos una tarde para avistar estas aves migratorias. Era fácil ver pequeños grupos volando y familias junto a encinas compuestas por dos ejemplares adultos y desde 1 a 3 polluelos. Pero el objetivo de este año era disfrutar de grandes bandadas. Por ese motivo acudimos a la principal zona de invernada de la Grulla Común en Extremadura situada en el término municipal de Navalvillar de Pela, noreste de la provincia de Badajoz: La finca "Dehesa de Moheda Alta”, que además forma parte de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Extremadura.

El día amaneció nublado, y tras las lluvias de la noche anterior el suelo estaba demasiado blando para recorrer la Moheda Alta. Tras visitar el Centro de Interpretación dedicado a las Grullas y a las Dehesas, muy recomendable, decidimos que únicamente nos acercaríamos a las torres de observación de 'El Convenio' y de 'El Madajal', desde esta última son las fotografías. Las Grullas ya habían abandonado los dormideros y estaban comiendo. Se las asocia con las Encinas, ya que las bellotas son uno de sus alimentos preferidos, la próxima temporada las visitaremos en las Dehesas. En esta ocasión se alimentaban en arrozales labrados y en campos de maíz recién recolectado.



Para que podáis valorar mejor su presencia os indico que pueden llegar a alcanzar 1.50 m de altura, 2.00-2.30 m de envergadura, y pesar entre 4-7 kilos. Tienen una silueta estilizada y patas muy largas, con el cuello negro por delante y blanco por detrás en una banda que arranca en sus ojos rojos, el resto de plumaje es grisáceo. En su negra cabeza tienen una zona roja de piel desnuda..

Es fácil localizarlas por la sonoridad de su canto. También llamado 'trompeteo', emiten un canto muy característico, un 'cruu-cruu' incesante. Os animo a que busquéis una grabación en internet.

Valoran la tranquilidad y el silencio, ante cualquier leve molestia salen volando. En este momento se les acercaba maquinaria agrícola. Fijaros en sus largas patas.
Es preferible evitar espantar grandes bandos, asustadas pueden lesionarse chocando entre si, con vallas, cables de alta tensión...

Es recomendable observarlas con prismáticos, así se evita el tener que acercarse demasiado y que huyan.

Se estima que las Grullas ocupan el 44% de Extremadura, por lo que pueden verse con facilidad, incluso sin bajarse del coche como las fotografías siguientes. Los ejemplares que se sitúan cerca de caminos vecinales, carreteras comarcales, etc, aunque estén más acostumbradas a nuestra presencia hay que acercarse a la altura de su posición lentamente, sin hacer ruido ni bajarse del coche. Evitaremos que se vayan volando pero no que se alejen... fijaros como en las fotografías de a continuación nos dan 'la espalda' huyendo de nosotros.

Grupo familiar aislado en un maizal recolectado. Las Grullas establecen una unión de por vida con sus parejas. En esta imagen, a pesar de que esté borrosa (disculpad) se distingue fácilmente la cría de los ejemplares adultos. El ejemplar joven tiene el plumaje pardusco y carece del píleo rojo.
Este otro grupo busca sin descanso entre los rastrojos del maizal semillas olvidadas. A la izquierda un ejemplar de 'segundo invierno', aún no tienen la zona del píleo desarrollada, pero sus colores comienzan a contrastar. Posiblemente ya sea la segunda vez que visita con sus padres Extremadura, ya se conoce el camino... el próximo otoño vendrá de nuevo a invernar.

Siempre se sitúan en zonas llanas con mucha visibilidad.  También comen tubérculos, tallos, brotes e insectos.

Una imagen muy parecida a la que tienen en sus dormideros, están en un pequeño descanso antes de continuar alimentándose. Campo de arroz labrado tras la cosecha con una lámina de agua poco profunda, les gusta dormir con los pies en remojo... Los dormideros comunales se sitúan en espacios con aguas someras: orillas de ríos, colas de embalses y como aquí, en arrozales.

"El poder de atracción de estas aves que adornan nuestros campos en invierno está creciendo hasta tal punto que, indudablemente, se puede hablar de un atractivo turístico"
.Dirección General de Turismo de la Junta de Extremadura.
Deseo haber colaborado en el fomento del potencial turístico de la invernada de la grulla en Extremadura, y espero que os animéis a visitar a estas incansables viajeras.

Las familias de Grullas comienzan a llegar desde finales de octubre y se quedan hasta finales de febrero/principios de marzo, por lo que aún tienes tiempo de visitarlas. Las zonas de invernada por orden de importancia son la Zona Centro (donde se encuentra este Parque), Azuaga, Navalmoral de la Mata, Alagón, Almonte, Alange, La Serena, Badajoz Norte, Brozas, Cáceres y Badajoz Sur. En este enlace conoceréis que otras especies muy valoradas en los circuitos ornitológicos encontraréis en Extremadura.

Información sobre el Parque la Moheda Alta aquí y aquí. Se pueden realizar visitas guiadas, y en todo caso el personal del Parque os recomendará una ruta u otra según la época del año, como fue nuestro caso.




Fuente:
Paisajes Reales, Adenex, 'La Grulla común en Extremadura'. Junta de Extremadura, Consejería de Cultura y Turismo.

Imágenes: Paisajes Reales

1 comentario:

Juanjo dijo...

Q bien te ha quedado. Felicidades!!!!!!!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...