26 de marzo de 2013

Dehesa, Patrimonio Cultural

La Dehesa es conocida como el sistema agrario de alto valor natural más extenso de Europa. A pesar de ello está desapareciendo a causa de la nula regeneración del arbolado, la sobrecarga ganadera, las talas mal realizadas y la propagación de enfermedades como 'La Seca'. Por ese motivo necesita todo el apoyo para regenerarse y desarrollarse en equilibrio.

A lo largo de este año mediante unas serie de artículos y reportajes fotográficos pondré en valor los aspectos culturales, ambientales y paisajísticos de la Dehesa. Acercando este Paisaje a las personas que lo desconocen, y redescubriendo sus valores a los que los tenían olvidados. Las fotografías que acompañarán este primer artículo fueron realizadas en la Dehesa Maribela, finca de explotación ganadera ubicada en el término municipal de Zorita, Cáceres.

La Dehesa es un paisaje que ha sabido adaptarse a lo largo de la historia
El término Dehesa significaba 'defensa', defender un terreno del uso común de sus pastos. Se piensa que es un concepto heredado de los romanos: 'pranum defensum', superficie amplia controlada por un único propietario. De los conflictos entre pastores trashumantes, con privilegios por el Honrado Concejo de la Mesta, y los ganaderos locales aparece el término 'defendere', permiso concedido por la Corona para acotar físicamente las fincas.

Según datos del MMA (2007) se estima que la superficie de España cubierta de arbolado de encina, alcornoque y acebuche es de 3.997.185 hectáreas.
La Dehesa es definida como un sistema semi-natural. Es un ecosistema antropizado resultado de la transformación del bosque mediterráneo a lo largo de la historia. Mediante el aclarado de los pies de encinas y alcornoques y la eliminación del estrato arbustivo y de matorral, el hombre ha logrado un bosque con una densidad apropiada de árboles, donde es posible mantener pastizales para el ganado o terrenos para cultivos agrícolas especialmente cereales.

Se estima que el 80% de los árboles de las Dehesas tienen más de 75 años, la regeneración es casi nula.
También es un ejemplo de desarrollo sostenible. Ejemplo de equilibrio entre la naturaleza y la actividad del hombre. Las Dehesas son aprovechadas por su valor cinegético, por sus productos naturales como la apicultura, hongos y setas, espárragos, plantas aromáticas... y por productos forestales como la leña, el corcho, el picón y el carbón procedente de las podas de las encinas. Desafortunadamente la bajada de precios de estos productos también es motivo de desaparición de Dehesas.

Cada Encina produce una media de 10-15 kilos de bellotas.
Su biodiversidad es especialmente importante por la fauna y flora que acoge. Alberga hasta 60 especies distintas de flora silvestre por metro cuadrado según Marañón (1991). Se componen mayoritariamente de encinas (Quercus rotundifolia) y alcornoques (Quercus suber), estando acompañadas por otras especies de matorrales y arbustos como la Jara rizada (Cistus crispus), Jara negra (Cistus monspeliensis), Cantueso (Lavandula stoechas), Torvisco (Daphne gnidium), Rosal silvestre (Rosa canina), Majuelo (Crataegus monogyna),... 


En España existen alrededor de 25.000 explotaciones de Dehesa
Una encima produce el oxígeno que consumen diez personas, y absorbe el dióxido de carbono que expulsan mil coches en un día. Además protegen el suelo evitando su erosión, retiene el agua durante épocas secas y bombean agua y nutrientes desde capas profundas del suelo hasta la superficie. Son árboles muy unidos a la cultura popular, protagonistas de leyendas: 'el árbol de la vida'.

El 75% de las Dehesas son de propiedad privada. La Dehesa de propiedad pública (Ayuntamientos) es la denominada Dehesa Boyal.
Las Dehesas son especialmente atractivas para el turismo ornitológico, pero no hay que olvidar que es un Paisaje en el que se pueden realizar otras muchas actividades. Para la supervivencia de estos ecosistemas es vital el equilibrio entre naturaleza, turismo y desarrollo económico en ámbitos rurales, y su unión es indispensable para la existencia de los tres. 

Podemos encontrar Dehesas en Extremadura (35% del total), Andalucía (27%), Castilla La Mancha (21%), Castilla León (13%) y Madrid (3%).

Los datos de pié de fotografías han sido extraídos de un documento que recoge el análisis de la situación actual de las dehesas basado en el conocimiento científico: Libro Verde de la Dehesa.

Fotografías. Finca Maribela. Gracias Curro. Gracias D. Francisco. Gracias Chiki.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias a tí por el artículo. la defensa de la mal conocida dehesa es digna de todo elogio y encomio, algo que debería culminar en hacer de la dehesa ibérica y sus paisajes patrimonio mundial de la humanidad.

Manuel Maynar Aguilar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...