23 de enero de 2015

Rolling Garden. Desarrollo, montaje y ejecución

Por Gabino Carballo

El resultado de la colaboración multidisciplinar del equipo de Rolling Garden, ha sido una propuesta técnicamente sencilla pero de gestión compleja. Además de todo el trabajo conceptual y de presentación de propuestas, el equipo se ocupó de su desarrollo y ejecución. Supuso la dedicación y la resolución de variados contratiempos generados por los suministros, el viaje a Lausana, la exportación y entrega de los rollos hidropónicos para su precultivo y el montaje de los mismos. El desarrollo del Rolling Garden ha sido una sucesión de pruebas y prototipos, que se han validado mediante más pruebas y más prototipos, desarrollados de manera casera y profesional, y en colaboración con viveros del Maresme barcelonés, viveros Suizos y el propio equipo de jardinería municipal de Lausana (conocido como Spadom).

La propuesta original requería la creación de un sistema autoportante capaz de actuar como un sustrato para la vegetación, al tiempo que suministra y retiene agua de riego y ventila las raíces. Desde el punto de vista técnico, las soluciones vinieron inspiradas por las condiciones que se encuentran en la actual agricultura en invernadero, para crear un híbrido entre estas, y los sistemas de los sistemas de jardinería vertical. Este planteamiento suscitó numerosas cuestiones que se resolvieron mediante diferentes pruebas y prototipos, aunque el diseño final no se apartó en exceso de la propuesta técnica desarrollada por Gabino Carballo para solucionar de forma factible todos los requisitos que planteaba el Rolling Garden.


De hecho, del boceto original pasamos rápidamente a la producción de una maqueta, ya que el concepto resultó de difícil explicación y visualización, habida cuenta de que se proponía una estructura cilíndrica con una distribución de materiales concéntrica, sistema de riego incluido. Esta estructura no es especialmente intuitiva ni fácil de ejecutar correctamente, como tuvimos ocasión de comprobar más adelante. 

La maqueta inspiró a otros miembros del equipo a aportar sus propios puntos de vista, que tomaron forma en una serie de prototipos realizados por Fernando Lafuente. En sus manos evolucionaron rápidamente hasta alcanzar la configuración que se ejecutaría finalmente. Fernando generó diversas variaciones del concepto y los cultivó en su propia terraza durante varias semanas, hasta determinar cuál de los sistemas ofrecía los mejores resultados de cultivo y la mejor relación peso-precio, un aspecto importante dado que la asignación del concurso estaba limitada a 25.000 francos suizos, suministro, montaje, mantenimiento durante 4 meses y desmontaje incluidos.



La solución finalmente adoptada consistió en una solución no muy diferente de la maqueta original: un núcleo formado por un conducto de polipropileno, una capa de relleno de sustrato hidropónico ligero, un circuito de riego mediante mangueras porosas ArteriaEco conectados al conducto del núcleo, todo ello cubierto a su vez por una manta de fibra de coco, sujeta mediante bridas. Todo ello sembrado con semillas y plántulas. El peso real en seco y húmedo no lo supimos hasta el final de su desarrollo. Aspecto importante, ya que debían colgar de una fachada de la que tampoco teníamos muchos datos ya que la organización parecía no estar muy preocupada por obtener esta información.



Rolling Garden se adaptó bastante bien a los cambios de emplazamiento y de mantenimiento. De alguna manera hemos disfrutado de la incertidumbre y del proceso de diseño en constante evolución, adaptando la idea original a las características y requisitos de Lausanne Jardins. Algunas características del emplazamiento finalmente seleccionado que nos condicionaron respecto a la propuesta inicial fueron mantener la instalación en el plano vertical de la fachada del edificio, permitir la libre circulación de vehículos y peatones, y respetar las restricciones presentes en el emplazamiento y no afectar las fachadas o estructuras.

La solución finalmente adoptada para el cultivo e instalación consistió en una versión simplificada del original, con una estructura que se extendía de una manera más o menos lineal con pendientes moderadas y relativamente consistentes, suspendidos de una estructura portante resuelta de una forma económica, mediante cables de acero trenzado formando una estructura tirante simple y ligera que no interfiere con los rollos hidropónicos. En este último tramo del proceso de diseño tuvo especial influencia el trabajo de Josep Teruel, que se las ingenió para crear diversas configuraciones que simplificaron la propuesta original sin perder en exceso su carácter.

"Rolling Garden": una red de tubos que flotan en el aire y se arrastran por diferentes superficies, como las ramas de un árbol en un bosque y a ellas rindiendo homenaje.



Realizados los cálculos y estimaciones pertinentes para el dimensionamiento del sistema de anclaje y sujeción de los rollos hidropónicos mediante cables de acero trenzado y argollas prácticamente invisibles ancladas en el muro de hormigón, la estimación inicial de peso para cada metro lineal de rollo fue de unos 5kg, pero los rollos definitivos resultaron algo más gruesos así que se añadió un cierto coeficiente de seguridad para acabar estimando unos 25kg por tramo de 3,5 metros de sistema.
El peso exacto de los rollos definitivos totalmente hidratados llegó una vez el vivero suizo Forster los cultivó e hidrató completamente, y finalmente cada rollo pesó 65 kg en estado de total saturación con agua.

La selección de semillas utilizada resultó de un intenso debate y trabajo de investigación por parte de varios miembros del equipo y hemos de agradecer especialmente la colaboración de Joelle Schmidt, responsable de Semillas Montaraz, que nos suministró en tiempo record las semillas necesarias, ya que el suministrador Batlle, más cercano al vivero de montaje y que inicialmente había ofertado, no pudo suministrar según lo especificado.

Los rollos hidropónicos se realizaron manualmente en un vivero del Maresme, cerca de Barcelona y ahí comenzó su precultivo, bajo la supervisión de Fernando Lafuente. Esta primera fase de precultivo se realizó de acuerdo con lo esperado, aunque las condiciones meteorológicas no fueran las habituales para la época del año. La segunda fase del precultivo se realizó en los viveros franceses Forster Baugrün, donde los rollos hidropónicos no se desarrollaron tanto como esperábamos, sea por el trauma del transporte desde Barcelona, o sea por las inusuales condiciones climáticas de la primavera de este año.


Además de preocuparnos por la logística y la ejecución, también tuvimos que preparar para SPADOM una previsión y pautas básicas para el mantenimiento de los rollos hidropónicos y su sistema de riego durante el período de exposición, y prever el desmantelamiento de la instalación a su final.

El montaje de la instalación de horticultura tridimensional se realizó del lunes 9 al viernes 13 de junio de 2014 y ha permanecido en su lugar de exposición hasta el 11 de Octubre del 2014.


Algunas conclusiones
Por nuestra parte, el resultado de la intervención se puede denominar como altamente positivo pensando en la dificultad de seguir un proceso desde la distancia y poca posibilidad de intervenir. Aunque la instalación no gozó de una apariencia tan verde y homogénea como los prototipos, su aspecto final resultó suficientemente extraño e inquietante como para considerarla válida.

Podemos resaltar que, desde nuestra experiencia, el precultivo de los rollos es crucial para obtener una intervención bien vegetada y homogénea. Para ello es imprescindible el giro a diario de los rollos en el estado de germinación de la semilla, procedimiento que en nuestro caso ha fallado por falta de tiempo en vivero de precultivo, y las malas condiciones climáticas en la primavera de este año, que no han favorecido el desarrollo de la vegetación.

Cabe decir que alguna deficiencia en el precultivo ha condicionado el éxito de la intervención, ya que, los tramos que han germinado en vivero han prosperado y han florecido en algún momento. Pero los tramos que no llegaron a germinar correctamente no han funcionado como esperábamos. Este problema ya era conocido durante el montaje, pero para complicar el desarrollo de la instalación, no parece que la Organización realizara los riegos manuales superficiales requeridos en el programa de mantenimiento. Estos riegos hubieran sido una medida correctora, probada en los prototipos, que solicitamos para favorecer la germinación de los tramos desnudos, al menos en su cara más vista.

Con nuestra experiencia, podemos certificar que una vez terminado la germinación inicial, no ha existido ninguna posibilidad de revegetar las superficies no cubiertas en la primera fase de precultivo. No sabemos por qué. Sin embargo las superficies debidamente pre-cultivadas tuvieron un desarrollo espectacular, y convirtieron el Rolling Garden en un ejemplo de la necesidad de una correcta gestión de la vegetación para garantizar la calidad del resultado.
Y hasta aquí la segunda entrega de Rolling Garden. Aún nos queda por conocer las impresiones generales del equipo: Rolling Garden es un jardín en rebeldía. Representa un afán por construir jardines más allá de las convenciones.

¿Hemos presenciado el nacimiento de un nuevo concepto en jardinería?
¿“Horticultura tridimensional”?.

Para poder estar informados sobre la publicación de más post como éste únete a Paisajes Reales en la página de Facebook y en Twitter (@PaisajesReales). O si prefieres recibir los artículos en tu correo electrónico ¡Suscríbete!.

2 comentarios:

d-ver-d por Zoa Martinez Salamero dijo...

Muy interesante! Y muy valiente la propuesta.

Gabino dijo...

Gracias por la edición y la publicación Sandra!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...