13 de mayo de 2015

'Sinfonía Vegetal'. Jardín Finalista Festival Internacional de Jardines de Allariz 2015

A poco días de la inauguración de la 6ª Edición del Festival Internacional de Jardines de Allariz, y mientras finalizan los últimos preparativos, ¿Qué tal un adelanto para saciar nuestro apetito jardinero?.

'Sinfonía Vegetal' de Aida López y Joaquim Cano, es el Jardín que hoy os presento.


La Música, como temática propuesta en el Festival, requiere ir más allá del diseño de un simple jardín. Como comentan Aída y Joaquim: 'se trata de poder activar un sentido, como es el oído, que no suele tener especial trato en el ámbito de la jardinería. Como Beethoven, que fue perdiendo gradualmente el oído pero no por ello dejó de componer, proponemos que los visitantes agudicen sus sentidos para pasar del silencio a convertirse en los compositores de sus propias sinfonías dentro del jardín. Para ello han desarrollado un espacio único para la escucha de cada singular melodía en un habitáculo vegetal'. 

Aída y Joaquim han recreado en su propuesta la escritura de la música, proyectando en la parcela los elementos necesarios para que la partitura pueda ser vivida: leída (vista), interpretada (tacto) y escuchada (oído). Han dibujado un pentagrama mediante hilos en el que han ido colocando las notas y silencios. Estas notas son elementos sonoros que se activarán cuando los visitantes/compositores toquen los hilos. En algunos puntos habrá más aglomeración de sonido y en otros menor concentración o simplemente no existirán para crear silencios.


Un camino de listones de madera cerca el espacio interior de plantas y guía al visitante/compositor a lo largo de todo el recorrido, a través de la diversidad de sonidos y diferentes visiones dependiendo de la densidad vegetal. La estructura del Jardín se compone de una serie de puertas de madera que simulan las barras del pentagrama. Compás por compás, paso por paso, los usuarios las van atravesando y van avanzando en la lectura del pentagrama. Las líneas del pentagrama se crean mediante un cúmulo de hilos. De inicio 5 agrupaciones de hilos que hace visionar de una forma clara el inicio del pentagrama. A partir de ahí, van desdibujándose, trenzándose, creando diferentes espacios de densidad musical y paredes hiladas que quedan a la izquierda del 'compositor' y le atrapan en el pentagrama musical. Colgados de los hilos, los diferentes elementos musicales irán replicando gracias al paso de la gente y el viento. Tenemos así el instrumento finalizado y dispuesto para sonar. 



¿Cómo animar a los visitantes/compositores a crear sus sinfonías?. Esta acción se creará de forma involuntaria. En Sinfonía Vegetal, la trama del pentagrama de hilos y la cantidad de elementos sonoros se densificarán puntualmente e impedirán la visión. Los usuarios tentados a ver lo que ocultan, tocarán estos hilos, los apartarán moviendo así los cascabeles y empezarán a componer. Así mismo, el viento también generará sonido ya que las brisas pueden hacer sonar levemente los cascabeles, creando así un ligero murmullo de intriga a lo largo del recorrido. 



La creación del pentagrama de 'Sinfonía Vegetal' de Aída López y Joaquim Cano simula el movimiento artístico llamado String Art (hilorama). Ésta es una técnica que se caracteriza por la utilización de hilos, cuerdas o alambres tensados que se enrollan alrededor de un conjunto de clavos para formar figuras geométricas, abstractas u otros tipos de representaciones. Generalmente, aunque las figuras están formadas por líneas rectas, los diferentes ángulos y posiciones en el que los hilos se cruzan pueden dar diferentes apariencias.

Referencias de obras artísticas de Kazuko Miyamoto y el “String Art”

Respecto a la vegetación el objetivo ha sido crear una masa central diversa en tamaño y densidad. Igual que la melodía sube y baja en intensidad y tonalidad, la vegetación juega de la misma forma gracias a la diversidad de especies. 



Un grupo de especies aromáticas de pequeño tamaño dan la bienvenida al espacio y activan los sentidos: Lippia citriodora, Menta piperita, Melissa officinalis. Conforman un tapiz verde que permite abrir las vistas a todo el espacio central y no impide dejar volar la imaginación e intuir la estructura musical. En un segundo plano, en la zona central y buscando la media altura, encontramos un grupo de arbustivas que comienzan a cerrar los sentidos al paseante: Arbutus unedo, Gardenia jasminoides, Aucuba japonica, Escallonia. La tonalidad verde predomina para hacer resaltar nuestra partitura. Tras ellas los paisajistas potencian las reflexiones y sensaciones internas del visitante mediante especies que limitan las vistas: Laurus nobilis, Bambú. Con la llegada al extremo opuesto del jardín, la mitad del camino ha sido recorrido, la mitad de la partitura leída. La sensación musical íntima se potencia. Finalmente, para resaltar la estructura en pentagrama y acompañar en su recorrido al visitante y compositor, la única especie que da coloración a la propuesta vegetal: Nandina domestica. El color rojizo sobresale y enfatiza la mirada cercana y la linealidad musical. 


No perdáis de vista el blog durante las próximas semanas, continuaremos descubriendo Jardines Finalistas del Festival Internacional de Jardines de Allariz y a los profesionales que los han creado. Únete a Paisajes Reales en la página de Facebook y en Twitter (@PaisajesReales). O si prefieres recibir los artículos en tu correo electrónico ¡Suscríbete!.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...