21 de septiembre de 2015

“A la IMAGINE de Allariz”. Jardín finalista en el Festival de Allariz 2015

Hoy comienza el Otoño. Mi estación preferida. Y para celebrarlo os invito a acompañar a Gabriel Ayala a lo largo de todo el proceso creativo que le llevó a diseñar  “A la IMAGINE de Allariz”, uno de los 10 jardines finalistas que están participando en el Festival Internacional de Jardines de Allariz.

“A la IMAGINE de Allariz”, de Gabriel Ayala

¿Qué es la música?... La música es el arte de organizar sensible y lógicamente una combinación coherente de sonidos y silencios, utilizando los principios fundamentales de la melodía, la armonía y el ritmo.
¿Qué es el silencio?... El silencio es todo, la separación que hay entre nota y nota en ese espacio. El silencio es la gran materia. Según el Polaco Goyeneche, los silencios se cantan. La música, son los sonidos en el aire, todo es música según Rodolfo Páez, músico y compositor.

'Fue toda una búsqueda y un gran desafío el incorporar la música al jardín', comienza comentando Gabriel. Finalmente se plantearon el reto fusionando música y jardín, en lugar de integrar el primero dentro del segundo.... es por eso que surge: “A la IMAGINE de Allariz”. El municipio que acoge el Festival fue la base de su inspiración: la belleza del sitio, el territorio, su riqueza natural, cultura, tradición, sus fiestas... esto y mucho más puntualiza Gabriel.

'Buscamos contar una historia por medio del jardín. Lo entendemos como un elemento narrador y no simplemente como un elemento de contemplación.  Nos preguntábamos al inicio de ésta búsqueda… ¿Es posible extraer música a la naturaleza, al jardín?... y la respuesta fue SI. La naturaleza, el jardín, la vegetación, ya tienen música de por sí. Necesitamos entenderlas, descifrar y comprender sus lenguajes, sus sonidos, necesitamos entender los sonidos de nuestra tierra'.

Menciona la arquitectura de Antonio Gaudí, “La naturaleza como inspiración de una arquitectura revolucionaria”, la naturaleza como inspiración de paisajes y jardines revolucionarios e inclusivos.
'Al igual que la música, el jardín necesita de una organización y eso fue lo que hicimos. Trabajamos el jardín con una organización sensible, con una combinación coherente de sonidos florales y pausas materiales. La melodía, la armonía y el ritmo están marcados por el diseño y la combinación de los elementos en dónde el lleno son los sonidos y el vacío son las pausas entre una nota y otra.
De esta manera con la combinación coherente de sonidos y pausas, melodías, armonías y ritmo, logramos fusionarlos y reducirlos a una sola cosa, que es el objetivo final de esta intervención, además de construir un lugar de encuentro de los propios vecinos y visitantes'.



A la fase de diseño previo, Gabriel la denomina: 'la construcción del proyecto'. Construir, viene del latín construere y significa 'fabricar' y struere 'juntar/amontonar'.  'Creo que cada uno es diferente a la hora de la construcción del proyecto'. Gabriel trabaja esta etapa dividiéndola en tres fases: una breve investigación del tema del proyecto, análisis de dos o tres casos de estudio y por último, esa investigación previa y ese análisis bajarlo al tema del proyecto. 'Pienso que desde la primera fase —incluso mucho antes de dibujar la primera línea— la mente del paisajista, ya empieza a construir la idea base de lo que posteriormente dará pie al proyecto'.

¿La música en el jardín?... se preguntó al comenzar el proceso de la construcción del proyecto. El tema llevó a Gabriel a investigar sobre la música, referencias que existían en el jardín, etc. Todo lo anterior le dirigió hacia algo que desconocía; el paisaje sonoro, el paisaje acústico de *Murray Schafer o sobre la imagen sonora de Trevor Wishart. Además, tras el proceso de hacerse constantemente la pregunta: ¿la música en el jardín?; le llevó a descomponer el tema del Festival. Entendió que sería más fácil descomponer por un lado la música, “sound”, Y por  otro lado el jardín, el paisaje, “landscape” . Luego ensamblaría ambas investigaciones. 

Dos frases marcarían las condicionantes para el proyecto:
“Un paisaje sonoro, consiste en eventos escuchados y no en objetos vistos.”
“Un paisaje sonoro, como la fuente imaginaria de los sonidos percibidos.” 
La primera frase condicionaría que el proyecto emulara el sonido de la naturaleza sin la utilización de objetos sonoros “artificiales”.                
La segunda frase prácticamente definió el proyecto; la imaginación. Aquí quedo bien claro que el proyecto debía tener la fuerza y la capacidad suficiente de transmitir todo aquello que vemos, pero que no escuchamos. 'Es bueno recordar aquella frase de Goethe, tan conocida entre los arquitectos; “La arquitectura es como música congelada.” Esto me llevó a la siguiente reflexión; si la música son los sonidos, las pausas son los silencios. Entonces debía de entender ¿qué es el silencio?... **Rodolfo Paez —Fito— (compositor argentino) lo define diciendo; “Que el silencio es todo, la separación que hay entre nota y nota, en ese espacio. El silencio es la gran materia. Los silencios se cantan, la música, son los sonidos en el aire.”

Después de “fabricar” y “amontonar” toda la información, definiciones, condicionantes, etc, el paisajista decidió contar una historia a través del jardín:
Como concepto general del proyecto se consideró la parcela como un gran teatro. He tomado algunos conceptos para narrar la historia: cómo ser, música, jardín, orquesta, director, pasarela, sonidos, pausas, tiempos, público, mariposa, flor, montaña... 
La historia se desarrolla en Allariz, desde la parcela número cuatro. La obra se llama “A la IMAGINE de Allariz”, y en escena se trata de fusionar tres elementos; como ser el paisaje de Allariz —elementos puntuales— la música y el jardín. Estos tres elementos aparecen en escena. La historia arranca desde el acceso, dos grandes arpas musicales nos reciben. El acceso a este teatro floral se realiza por el medio de la parcela y nos recibe una pasarela de recorrido circular que tiene impresa la letra de la canción “imagine”, del gran John Lennon. 
La planta de este gran teatro floral está representado por la fusión entre la flor y la mariposa. De este diseño final se ha decidido trabajar con las siguientes especies vegetales;  Agapanthus africanus, Rhododendron hibrido, Genista porlock y Lavandula  angustifolia.


En el centro de este gran escenario, se ubica el director. Es el que dirige desde el atrio a la orquesta, que en este caso viene a representar la vegetación, el público es el que circula por la pasarela y rota de manera constante. También encontramos algunos instrumentos musicales, que en este caso desprenden notas y sonidos florales.
A la IMAGINE de Allariz, pretende que cada visitante reflexione, contemple, observe, camine, recorra, pasee, se encuentre en armonía y equilibrio, que se sensibilice, que sienta el arte, que entienda y comprenda el valor del verde, el valor del jardín y que todo esto mejora su calidad de vida, es una pequeña muestra para que sienta, cambie y transforme su entorno, su comunidad y por qué no, su país.
“IMAGINE”

Imagina un jardín,  con una variación y una riqueza espectacular…

Imagina un jardín,  que es un deleite para los sentidos…

Imagina un jardín,  conectado con la música, no es difícil hacerlo…

Imagina un jardín,  en donde sientas y vivas el espacio exterior…

Imagina un jardín,  de juegos, búsquedas y hallazgos…

Imagina un jardín,  cubierto de flores, texturas y aromas…

Imagina, tú jardín…

A la IMAGINE de Allariz, Gabriel Ayala 2015



Gabriel, gracias por compartir con nosotros tu proyecto.





No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...